Tour 2 dias :  Machu Picchu y Valle Sagrado .

En esta aventura de 02 días visitaremos el Valle Sagrado de los Incas y los centros arqueológicos de Pisaq y Ollantaytambo; disfrutaremos de la maravilla del Mundo Machu Picchu y realizaremos una caminata hacia Huaynapicchu, punto estratégico para realizar fotos panorámicas.

Resumen del Tour 2 Dias en Machu Picchu y Valle Sagrado .

Viaje  Machu Picchu  Día 1 : Cusco Pisaq  Ollantaytambo – Aguas Caliente  ( Machu Picchu )

  • Recojo del hotel.
  • Tour al Valle Sagrado de los Incas: Mercado Artesanal de Pisac, centro arqueológico de Pisac y Ollantaytambo. (08:00 hrs. – 16:00 hrs.).
  • Almuerzo Buffet en Urubamba.
  • Viaje en tren Inca Rail de Ollantaytambo a Aguas Calientes (De 16:36 hrs. a 18:09hr.).
  • Traslado de la estación de Aguas Calientes al Hotel.
  • Alojamiento en el hotel seleccionado en Aguas Calientes.

Viaje Machu Picchu  Día 2: Aguas Caliente Ruinas Machu picchu – Ollantaytambo y Cusco .

  • Desayuno en el hotel.
  • 5:30 am. Subida en bus a Machu Picchu.
  • 6:00 am. Vista del amanecer en Machu Picchu.
  • Caminata a Huaynapicchu (3 horas, sin Guía).(opcional) – (1G 07:00 – 08:00 am) (2G 10:00 -11:00am)
  • Tour Guiado en Machu Picchu (3 horas aproximadamente).
  • Bus de retorno a Aguas Calientes.
  • Almuerzo en Aguas Calientes (por su cuenta)
  • Retorno en tren de Aguas Calientes a Ollantaytambo (19:00hrs a 20:40hrs)
  • Traslado de la estación de trenes a su hotel en Cusco.

Fin de los servicios con viajesamachupicchuperu.com

 

 

Descripción del Tour 2 Dias Machu Picchu  Valle Sagrado

Viaje Machu Picchu  Día 1 : Tour al Valle Sagrado de los Incas  – Aguas Caliente .

Empezaremos realizando el “Tour por valle sagrado” iniciamos a las 08:30 hrs pasaremos a recogerle a su hotel para llevarlo al bus que le llevara a valle sagrado de los incas, comenzaremos visitando Pisaq, un típico mercado artesanal, y unas pintorescas casitas y calles estrechas, luego subiremos al complejo arqueológico de Pisa, son restos de construcciones incas, donde apreciaremos la zona urbana y residencial del lugar, así mismo un cementerio inca.

Continuando el recorrido, nos dirigiremos a Urubamba donde tendremos un almuerzo Buffet. Luego de disfrutar nuestro almuerzo pasaremos a visitar Fortaleza de Ollantaytambo, para abordar el tren (16:36 hrs) que nos llevara a la localidad de Aguas Calientes.

Arribaremos a la estación promediando las 18:09 hrs, estaremos esperándole para llevarlo a su hotel seleccionado, donde pasara la noche.

Viaje Machu Picchu dia 2 : Machu Picchu Full  day  – Restorno Cusco .

Luego de tomar el desayuno, muy temprano subiremos a la ciudadela Inca de Machupicchu, donde podremos apreciar al espectacular amanecer de esta maravilla.

Opcional: Si desea puede realizar el trekking a la cima del huaynapicchu, esto le tomara unas 3 horas aproximadamente (ida y retorno) la visita es sin guia.

Luego realizara la caminata por todo el complejo arqueológico, visitaremos la Plaza Principal, La Torre Circular, El Sagrado Reloj Solar, los cuartos reales, el Templo de las Tres Ventanas y los Cementerios, la visita durara aproximadamente por 2 días.

Luego tendrán toda la mañana en Machupicchu para tomar fotos y recorrer el recinto con calma.

Por la tarde retorno a la localidad de aguas calientes donde podrá almorzar (por su cuenta) y luego tomar el tren de la tarde hacia Ollantaytambo, finalmente abordaremos el bus que nos llevara a Cusco donde estarán esperando para llevarnos a nuestro hotel .

Viaje 2 dias en Machu Picchu y Valle Sagrado incluye:

  • Traslados del hotel a la estación de trenes y viceversa.
  • Tour a Machu Picchu y Valle Sagrado de los Incas.
  • Todos los transportes para los tours.
  • Boletos de tren Ollantaytambo – Aguas Calientes (Machupicchu) – Ollantaytambo.
  • Boletos de bus de subida y bajada Aguas Calientes – Machu Picchu – Aguas Calientes.
  • Ingreso a Machu Picchu .
  • 01 Traslado de la estación de Ollantaytambo al hotel en la ciudad de Cusco.
  • Guía oficial de turismo en idioma inglés o español.
  • 01 noche en hotel seleccionado (incluye desayuno).
  • 01 almuerzo buffet en el tour al Valle Sagrado de los Incas.

Viaje Machu Picchu : No NOcluye en el Tour 

  • Almuerzo y cena y servicios no descritos.
  • Huayna Picchu .

Recomendaciones a Viaje Machu Picchu :

  • Usar zapatos cómodos de recomendación zapatillas de trekking.
  • Ropa ligera.
  • Repelente de insectos.
  • Bloqueador o protector solar.
  • Gorras para el sol.
  • Binoculares.
  • Lentes de sol.
  • Una mochila liviana.
  • Cámara fotográfica o filmadora.
  • Impermeable en época de lluvia (de Octubre a Marzo).

Nota: Se aplica descuentos especiales a turistas nacionales y miembros de la Comunidad Andina de Naciones.

 

 

Sobre el Pago a viajes a machu picchu peru:

Para reservar el tour Ud. Solo debe pagar un adelanto, el saldo restante lo paga en la Ciudad de Cusco, Perú a su asistente de viaje.

Nota para su viajes a Peru:

  • Nuestros precios incluyen servicio de Tren Ejecutivo Inca Rail para su viaje a Machupicchu.
  • Importante: La reserva de hoteles esta sujeta a disponibilidad de espacios – Los precios no incluyen IGV para pasajeros Peruanos y extranjeros residentes en Perú.
  • Acceden a descuento especial personas de las nacionalidades Peruana, Ecuatoriana, Boliviana y Colombiana, por ser miembros de la CAN.

CONFIGURACIÓN Y GEOLOGÍA
La propiedad real Inca de Machu Picchu está situada en una cresta de montaña entre dos picos prominentes en una elevación de 2,438 m La cresta se precipita precipitadamente por ambos lados a unos 450 m del río Urubamba. Parecería ser un lugar poco probable para los pueblos antiguos haber sido capaces de construir un complejo de hermosos edificios que perduraría durante tanto tiempo. Machu Picchu está a unos 1.400 km al sur del ecuador en la vertiente oriental de los Andes peruanos. El sitio se encuentra cerca de las cabeceras del río Amazonas, a largo plazo. 72o 32 ‘W y lat. 13o9 ‘S. Machu Picchu se presenta como una colcha de retazos en una cadena montañosa entre dos prominentes picos de las montañas: Machu Picchu y Huayna Picchu. El sitio dramático es una manifestación de fuerzas tectónicas y valle abajo, cortadas por el río Urubamba, que serpentea a lo largo de los tres lados del refugio de la cima de la montaña. Más lejos, pero visualmente dominante, está el pico cubierto de hielo del Monte Veronica al este (5,850 m). Este sitio inca se encuentra dentro de la Cordillera Oriental (Cordillera Oriental) entre la meseta alta y Subandine zonas de los Andes peruanos (Marocco 1977) en una porción de 40 km 2 del complejo Batolito Vilcabamba (Caillaux n.d.). Esta intrusión de hace 250 millones de años es de granito blanco a gris, que se caracteriza por su abundancia de cuarzo, feldespato y mica (predominantemente biotita). Esta composición mineralógica hizo del granito de Machu Picchu un material de construcción duradero. Sin embargo, fue el patrón de unión inherente y rectangular que los obreros incas reconocieron y usaron magistralmente como piedras de construcción para construir Machu Picchu [Wright 1997 (b)]. Las características geológicas más significativas del sitio de Machu Picchu son las numerosas fallas y abundantes fracturas de roca. Dos fallas principales se nombran para los dos picos locales prominentes: falla de Huayna Picchu y falla de Machu Picchu, como se muestra en la figura 4. Estas fallas inversas de alto ángulo formaron un bloque estructural en forma de cuña en relación con sus homónimos. Este bloque, o graben, es la estructura sobre la cual los antiguos pueblos incas construyeron su ciudad. La Falla de Machu Picchu in fl uye en la ubicación en que emerge el manantial de Machu Picchu. El aumento de la permeabilidad a lo largo de porciones ascendentes del sistema de falla permite la infiltración de precipitación y su emergencia en el sitio de la primavera, proporcionando así una fuente de agua perenne para los incas [Wright 1997 (b)]. El sistema de fallas de Machu Picchu también es responsable de gran parte del relieve topográfico en las cercanías del santuario de montaña. La orientación del sistema de fallas se puede identificar alineando la cara noroeste casi vertical de Machu Picchu con los tramos lineales del cercano río Urubamba a lo largo del borde sudeste de Putucusi.

ACEITES DE MACHU PICCHU: Las características del suelo en las terrazas agrícolas se determinaron a partir de 16 de las muestras de suelo de los guionistas analizadas por el Dr. James Self de la Universidad Estatal de Colorado (CSU), Laboratorio de Ensayo de Suelos, Agua y Plantas en 1996 (Wright Water Ingenieros 1996). Los escritores habían solicitado permiso a los representantes del gobierno peruano en febrero de 1995 para tomar seis muestras del núcleo de las terrazas; sin embargo, la solicitud fue denegada. En cambio, el arqueólogo del Instituto Nacional de Cultura (INC), Snta. Elva Pino, comenzó las excavaciones formales de seis sitios de terrazas y la colección de más de 100 muestras de suelo de tres estratos en cada pozo de prueba [Wright 1997 (a)]. Las muestras de suelo fueron entregadas a los guionistas por el director de INC Cusco, junto con una resolución del gobierno autorizando su transferencia a los Estados Unidos. El laboratorio CSU condujo una gama completa de  pruebas agronómicas en los suelos antiguos. Un resumen de los resultados se presenta en la Tabla 1. Se encontró que los suelos a ser de fi ciente en numerosos componentes de nutrientes y de macronutrientes, probablemente como resultado de cuatro siglos y medio de lixiviación in situ y el drenaje de la precipitación sustancial [Wright1997 (a) ] Las excavaciones y los resultados de las pruebas de laboratorio muestran que la capa superior del suelo era típicamente de 0,5 m de espesor, y que incluso a más de 1 m de profundidad, el subsuelo de los estratos más profundos contenía características de la capa superficial del suelo. Afortunadamente, el descubrimiento de un brazalete de oro en el Test Pit No. 6 justificó más excavaciones arqueológicas realizadas por los científicos del INC durante 1996. Las excavaciones posteriores y más extensas han demostrado un profundo sistema de subdrenaje, que representa el trabajo de una empresa corporativa bien organizada y comprometida. la sociedad tiene conocimiento de la importancia de un buen drenaje del suelo para una producción agrícola sostenida y la estabilidad de la base 7 muestra la estabilidad de las terrazas agrícolas que soportan el canal de suministro de agua doméstica. La tierra vegetal en las 4,9 hectáreas (ha) de las terrazas agrícolas se colocó a mano. La fuente del suelo, ya sea desde la planicie de inundación del río Urubamba, muy por debajo de Machu Picchu o desde las laderas de las montañas cercanas, no pudo identificarse específicamente a partir de las características y configuraciones de las capas superficiales y de las partículas de arena. Se determinó que los suelos agrícolas de Machu Picchu tienen buenas características de retención de humedad adecuadas para mantener los cultivos en meses más secos, buena textura del suelo agrícola, un grosor del suelo más que adecuado y un buen drenaje. El sistema de drenaje subsuperficial subyacente resultó ser excelente

CLIMA  : Machu Picchu se encuentra a 13o al sur del ecuador y tiene una temporada seca de invierno (de mayo a agosto) y una temporada de verano lluvioso (de octubre a marzo). La temperatura de Machu Picchu es leve y no hay período de heladas. Las variaciones estacionales de temperatura se consideran modestas. Las características de precipitación y temperatura se resumen en la Tabla 2. El carácter climático antiguo se estimó utilizando los resultados publicados de un análisis de núcleos de hielo de 1.500 años y correlacionándolo con datos modernos recopilados en Machu Picchu. Las muestras del núcleo de hielo provenían de la capa de hielo Quelccaya, ubicada aproximadamente a 250 km al sureste de Machu Picchu  Estos datos reflejan el clima regional histórico general que afectó a la antigua Machu Picchu y se utilizaron para estimar el clima antiguo. Los detallados y extensos estudios de glaciares y casquetes de hielo realizados por el Centro de Investigación Byrd Polar en la Universidad Estatal de Ohio fueron conducidos por Thompson et al. (1985), quien recuperó dos núcleos del glaciar. Un núcleo representa los años 470 a 1984, y el otro representa los años 744 a 1984. Estos datos de carencia de hielo definen ciclos húmedos y secos que se extienden desde 470 hasta 1984 como se muestra  (Thompson et al., 1984). El espesor promedio anual de la capa de hielo para los dos núcleos de hielo (470 a 1984) es de aproximadamente 1,4 m, y se estima que representa 1.990 mm de precipitación anual. Para el período moderno, los datos climatológicos disponibles in situ desde 1964 hasta 1977 fueron seleccionados para el análisis del potencial agrícola en Machu Picchu. El registro de la capa de hielo de 1964 a 1977 muestra un grosor promedio de la capa de hielo de 1,38 m, o aproximadamente el 99% del espesor normal del hielo a largo plazo (“Tropical” 1986). Para el período de 90 años de ocupación primaria de Machu Picchu, la precipitación decenal estimada, representada por acumulaciones de capa de hielo, se presenta en la Tabla 3, con el período de acumulación de hielo de 1964 a 1977 que se muestra en la parte inferior para comparar. La precipitación de 1964 a 1977, entonces, fue similar a la del período de ocupación de Machu Picchu. La precipitación mensual registrada en Machu Picchu desde mayo de 1964 hasta diciembre de 1977 se presenta en la Tabla 4, basada en datos del SENAMMi (Servicio Nacional de Meteorología e). Hidrologia), Cusco, Perú. Se puede notar que los primeros 50 años de ocupación en Machu Picchu fueron más secos que en los últimos 40 años. Un marcado aumento en el espesor de la capa de hielo comenzó en alrededor de 1500. Esto coincidió con la bien documentada Pequeña Edad de Hielo en el hemisferio norte (Thompson et al., 1986). La precipitación para el período de 1450 a 1500, basada en la acumulación anual de bolsas de hielo, fue de aproximadamente 1.830 mm, o aproximadamente 8% por debajo del promedio a largo plazo de 470 a 1984 de 1.990 mm. El período 1500 a 1540, por otro lado, fue 5% más húmedo que el promedio a largo plazo con una precipitación anual equivalente de aproximadamente 2.090 mm. Como resultado de la evaluación de los datos de la capa de hielo de Quelccaya y el hallazgo de que la precipitación del período moderno fue 99% de la precipitación a largo plazo y solo 1% mayor que la precipitación de 1450 a 1540, los escritores concluyeron que la precipitación anual promedio del período moderno los datos fueron razonablemente representativos de la precipitación promedio del período de ocupación. Las variaciones anuales pueden haber sido tan severas como las indicadas por los datos modernos

TERRAZAS AGRÍCOLAS: Las terrazas agrícolas de la retirada real inca de Machu Picchu complementan magníficamente las estructuras de este santuario de la cima de la montaña, tanto física como estéticamente. Las terrazas también proporcionaron protección contra la escorrentía incontrolada y la erosión de la ladera. Las numerosas terrazas agrícolas antiguas, incluidas las que se encuentran en los bordes inferiores debajo de Machu Picchu, suman 4,9 ha, según lo determinan los estudios de campo y o fi cina realizados por los autores. Están formados por muros de contención de piedra, contienen una capa superior de tierra espesa y están bien drenados (Valencia y Gibaja 1992). Deeper Strata II y III eran más granulares que la capa superior del suelo Strata I, lo que proporcionaba una mayor permeabilidad para mejorar el drenaje subsuperficial. En estratos más profundos, los obreros incas proporcionaban un drenaje subsuperficial excelente con piedras más grandes y, a veces, con astillas de piedra de los trabajos de labrado. Se llevaron a cabo investigaciones de campo para definir el drenaje agrícola, las posibles fuentes de agua de riego, los canales para conducir el agua de riego al sector agrícola y cualquier medio para transportar agua a cada una de las muchas terrazas. Las únicas fuentes de agua externas encontradas en Machu Picchu fueron los manantiales de suministro de agua en la cara norte de la montaña Machu Picchu, cuyo agua fue llevada a las fuentes del sector urbano a través de un pequeño canal de suministro de agua. El canal atraviesa el sector agrícola, pero no hay desvíos a las terrazas. También se realizaron investigaciones de campo para determinar si el agua de drenaje se reutilizaba o no para el riego. No se encontraron pruebas de reutilización del agua de drenaje para el riego dentro de la ruina de Machu Picchu. Tampoco se reutilizó la descarga de las fuentes de suministro de agua doméstica para el riego, sino que simplemente se descargó en el drenaje principal. Sin embargo, se encontró evidencia que muestra que el agua de drenaje agrícola, junto con la escorrentía del subsuelo de la cuenca, fue capturada por varias fuentes formadas de piedra entre las terrazas inferiores cuesta abajo de Machu Picchu [Wright et al. 1997 (a)]. La evaluación de la lluvia antigua estimada mostró que había agua adecuada para los cultivos sin tener que recurrir al riego. Esto, junto con los estudios en el sitio, demostró que no había riego en Machu Picchu.

SECTOR URBANO: El sector urbano de Machu Picchu abarca 8.5 hectáreas y contiene aproximadamente 172 edificios, la mayoría cubiertos con techos de paja. Estas áreas residenciales y templadas de Machu Picchu se entrelazaron con escaleras de granito y pasarelas, muchas de las cuales también proporcionaron rutas para los canales de drenaje. Situado en todo el desarrollo urbano en los muros de contención y las paredes del edificio son numerosas superficie  canales de drenaje que, junto con los canales de drenaje y las cámaras subterráneas, definen la red de drenaje. La densidad de los edificios con techos de paja impermeables dio como resultado un coeficiente generalmente alto de escorrentía con un corto tiempo de concentración para las relaciones precipitación-escorrentía.

DRENAJE: el drenaje en Machu Picchu y sus características especiales representan el secreto de su longevidad. Esto ha sido pasado por alto por arqueólogos y científicos. Sin un buen drenaje y construcción de cimientos, no quedaría mucho de la propiedad real del emperador Pachacuti. Los edificios se habrían derrumbado y muchas de las terrazas agrícolas se habrían derrumbado debido a la gran cantidad de precipitaciones, las fuertes pendientes, los suelos propensos a deslizamientos y los asentamientos.
El drenaje superficial y subsuperficial en Machu Picchu recibió alta prioridad durante su diseño y construcción. Por ejemplo, se puede decir que el milagro de Machu Picchu no son los hermosos edificios, que han sido el sujeto de estudios arqueológicos del pasado, pero las características de ingeniería, que no se ven debajo de la tierra, donde el 60% del esfuerzo de construcción inca se centró. El sistema de drenaje en Machu Picchu tiene ocho componentes principales, resumidos de la siguiente manera:
1. Un drenaje principal centralizado que sirve para separar el sector agrícola del sector urbano (figura 8).
2. Drenaje superficial de terrazas agrícolas con buenas pendientes longitudinales a canales de superficie formales integrados con escaleras de acceso o al drenaje principal abierto.
3. Drenaje subsuperficial de terrazas agrícolas en profundidad, que consiste típicamente en rocas no clasificadas y piedras superpuestas con una capa de grava y, por encima de eso, una capa de material algo arenoso.
4. Drenaje superficial positivo de áreas urbanas con césped o suelo para drenar la escorrentía de los muchos techos de paja estructuras y áreas de plaza. En algunos lugares, los canales de goteo del techo de paja se cortaron en las rocas.
5. Canales de drenaje urbano y agrícola combinados con escaleras, pasillos o incluso interiores de templos.
6. Estratos subterráneos profundos bajo plazas de rocas y piedras para permitir que las plazas reciban y infiltrar la escorrentía de las áreas tributarias.
7. Un sistema de área urbana bien concebido y estratégicamente ubicado de 129 salidas de drenaje ubicadas en los numerosos retención de piedra y construcción de muros.
8. Cuevas subterráneas estratégica mente utilizadas para la descarga de drenaje, con flujo subsuperficial relativamente libre a través de canales naturales. depósitos permeables subyacentes de rocas de granito.

PRESUPUESTO ANUAL DE AGUA: Se usó un presupuesto anual de agua para estimar la cantidad de producción de agua, tanto superficial como subsuperficial, utilizando los siguientes parámetros 1997 .
• Precipitación media anual 1.940 mm
• Evapotranspiración de la vegetación agrícola 1,200 mm
• Evaporación y evapotranspiración del área urbana de la unidad compuesta 600 mm. Se estimó que las terrazas agrícolas produjeron 7,400 m
3 / ha / año. Se estima que el área urbana ha producido 13,400 m 3 / ha / año. Con base en el examen de la topografía, la falta de erosión, el tipo de suelo, la posible cubierta vegetal y el potencial de drenaje subsuperficial, se estima que alrededor del 90% de la precipitación anual infiltrada y el 10% resultó en escorrentía superficial. Por otro lado, en el área urbana, aproximadamente el 60% sería flujo superficial, con un 40% infiltrado debido a la impermeabilidad de los techos de paja y los suelos compactados; sin embargo, gran parte del flujo de superficie se dirige posteriormente a las áreas de la plaza para su infiltración y cavernas.
El estudio de campo del sistema de drenaje de Machu Picchu y el estado de las terrazas agrícolas y urbanas los edificios y muros muestran que la capacidad y el carácter del sistema de drenaje subsuperficial eran generalmente adecuados en términos de capacidad de flujo y almacenamiento de detención temporal para aceptar y transportar el componente de aguas subterráneas de tormentas intensas a la ladera inferior.

ESCASEZ URFACE: Los antiguos diseñadores de Machu Picchu no tuvieron el beneficio de un lenguaje escrito, la rueda o el hierro. La construcción de una comunidad bien planificada con una infraestructura sustancial en un entorno montañoso remoto sería difícil incluso en las condiciones modernas. Sin las “herramientas” comunes de la vida moderna, parecería casi imposible. Sin embargo, usando técnicas desarrolladas por culturas previas, su propio ensayo y error, y técnicas transferidas de una generación a otra de boca en boca, los constructores incas pudieron dimensionar y diseñar empíricamente un sistema de drenaje superficial que fue notablemente efectivo (Moseley 1992). . No se puede especular sobre cómo se concibió el sistema de drenaje o cómo se desarrollaron los criterios empíricos. Sin lugar a dudas, los largos períodos de construcción de los imperios andinos preincaicos, como los Wari y Tiwanaku, les hubieran dado a los constructores incas muchas oportunidades para juzgar y copiar lo que funcionaría (Wright 1998).

Criterios de drenaje: estudiando el mapa de los escritores de Machu Picchu y analizando las cuencas de drenaje urbano, y calculando la capacidad y documentando el espaciamiento de las salidas de drenaje, se reconstruyeron los criterios empíricos de diseño de drenaje inca. Se determinó que una salida típica de drenaje de pared urbana en Machu Picchu se basó en criterios equivalentes a los de la Tabla 5. Para el drenaje agrícola, los estándares de diseño y construcción se aplicaron uniformemente.
El drenaje de la superficie para las terrazas agrícolas se presenta con pendientes de terraza adecuadas para dirigir cualquier escorrentía superficial a lo largo de los desagües adyacentes hacia abajo. La inspección de las terrazas por los escritores y el examen de fotografías tomadas en 1912 por Hiram Bingham indican poca evidencia de erosión de la escorrentía superficial, incluso después de cuatro siglos de ausencia de mantenimiento y precipitación significativa. Los autores concluyeron que la infiltración de la superficie de lluvia al sistema de drenaje del subsuelo fue altamente efectiva. La excavación del Test Pit 6 en la plaza al oeste del Templo del Cóndor confirmó la adecuación del sistema subsuperficial. El sistema de drenaje de superficie paralela para las terrazas agrícolas, en su mayor parte, proporcionó redundancia y un factor de seguridad de drenaje para cualquier evento de lluvia de alta intensidad.
Los resultados de las pruebas de suelo para las terrazas agrícolas demostraron que la capa superficial del suelo colocada a mano era franco-arenosa con una tasa aproximada de infiltración de 10 cm / y una capacidad de retención de agua disponible de aproximadamente 0,14. La zona profunda de drenaje de piedras sueltas tiene una permeabilidad de aproximadamente 12 L por día por centímetro cuadrado, con un coeficiente de almacenamiento estimado en 0.15.

DRENAJE DEL SUBSUELO PLAZA: Si bien el INC les denegó permiso para excavar o perforar pozos de prueba en terrazas agrícolas y plazas urbanas, un arqueólogo de INC realizó excavaciones en seis lugares para proporcionar muestras de suelo para pruebas de laboratorio por parte de los autores. En Test Pit 6, que midió 2 por 2 m, se hicieron tres descubrimientos notables:
1. Una antigua pared de piedra enterrada, que representó un cambio temprano (1450 A.D.) en los planos de construcción o un muro de contención temporal para fines de construcción.
2. Una capa subsuperficial de roca suelta y fragmentos de piedra a profundidad para el drenaje subterráneo. Las fichas de rock encontradas en la plaza representa una parte del reciclaje de los miles de metros cúbicos de residuos de chips de la canteros
3. Una pulsera de oro que había sido cuidadosamente colocada al pie de la pared de piedra enterrada entre dos rocas de guardia, quizás como una ofrenda a Pachamama (Madre Tierra).
El estrato rocoso subsuperficial astillado tenía aproximadamente 1 m de espesor con un coeficiente de permeabilidad estimado de aproximadamente 160 m / día y una capacidad de detención de aproximadamente 150 L / m.
3. Como resultado, la filtración profunda de una lluvia importante
el evento podría almacenarse temporalmente en el estrato rocoso subsuperficial y lentamente liberado al punto de descarga subsuperficial aguas abajo a un ritmo moderado sin causar un nivel freático elevado, que de otro modo hubiera llevado a la inestabilidad de la plaza y sus suelos. Las áreas de la plaza también se utilizaron para recibir y eliminar el drenaje pluvial de las cuencas tributarias adyacentes urbanizadas a través de la filtración y la escorrentía subsuperficial. Una vez más, como un factor de seguridad, los ingenieros de Inca también construyeron instalaciones de drenaje de superficie para el área de la plaza.

INSTALACIONES DE DRENAJE ESPECIALES: Las descripciones de las características y criterios de drenaje general para Machu Picchu proporcionan evidencia para respaldar la estimación de Hiram Bingham de las capacidades de ingeniería de Inca. Sin embargo, la investigación de las características específicas del drenaje demuestra el cuidado especial que los diseñadores antiguos tomaron sobre la base de un sitio específico. ilustra los detalles de los desagües de pared de piedra Inca en Machu Picchu. Las instalaciones específicas se describen a continuación. La residencia del emperador: al igual que la entrada a una tienda departamental en un centro comercial, donde el drenaje de superficie es una necesidad, la entrada a la residencia del emperador en Machu Picchu estaba bien drenada. Se construyó un pequeño canal de oeste a este en la entrada única a la residencia real. Luego, el canal pasa a través de un muro de contención a través de una salida de drenaje, donde el agua caería aproximadamente 0,7 m hacia otro canal de flotación hacia el oeste con una pendiente del 2%. Cinco metros río abajo, una salida de drenaje y un canal de la zona de baño del emperador se unieron a este canal. El canal luego penetró a otra pared exterior y continuó hasta otra salida de drenaje, que se descargó a un canal a lo largo de un camino principal. El sistema de drenaje de entrada del emperador, debido a su buena construcción y mampostería, durante mucho tiempo se pensó que era una fuente adicional provista de un conducto subterráneo de la fuente 1. El drenaje especial de la superficie en este lugar proporciona un buen ejemplo del cuidado para asegurar que el agua de lluvia se conduciría adecuadamente a un punto de descarga adecuado.

Sacred Rock: The Sacred Rock está flanqueada por dos edificios con techos de tres lados llamados thatronas. Aquí, la lluvia de los techos de paja cae sobre la pequeña plaza entre los wayronas, donde los drenajes de la superficie periférica llevan las aguas pluviales hacia el oeste hasta un muro de contención bajo que contiene tres salidas de desagüe en la pared. Estas descargas al área de la plaza grande que separa los sectores urbanos del este y el oeste, evitan el encharcamiento de las aguas superficiales. Detrás del wayrona sur, una roca grande tiene un canal de drenaje y drenaje tallado en ella. Agua de el techo gotearía sobre la roca y se alejaría de la base del wayrona. La ubicación del goteo
El canal indica que el techo de paja Inca era mucho más grueso que el techo de paja reconstruido
 
Drenaje Horizontal de Terraza Agrícola: Durante el período de ocupación y durante la construcción, los constructores incas experimentaron deslizamiento de tierra en el área de terraza agrícola adyacente al Drenaje Principal (Foso Seco). El deslizamiento se estabilizó satisfactoriamente, pero no antes de que los obreros Incas hubieran tomado pasos efectivos para controlar el escurrimiento de aguas superficiales. Se construyó un drenaje superficial de interceptor de gran sección de sur a norte en la base de una larga pendiente
e inmediatamente encima del canal de suministro de agua doméstico . El drenaje del interceptor de pendiente pronunciada, de unos 42 m de longitud, terminó en el drenaje principal después de pasar a través de la pared sur del drenaje principal. Gran parte de la pendiente ascendente de esta zona antes inestable está vacía de terrazas agrícolas, lo que indica que los constructores de Machu Picchu decidieron no construir terrazas agrícolas en la zona. La evidencia de campo consistente en una escalera de granito adyacente libre de daños pero con desviaciones de la pared de la terraza posterior a la construcción, muestra que el deslizamiento ocurrió durante el período de construcción y que la pendiente se estabilizó satisfactoriamente antes del abandono inca de Machu Picchu.
 
EXPLORACIÓN: Durante 1996 1997, el equipo paleohidrológico exploró el este inferior de Machu Picchu para obras hidráulicas adicionales porque, después de un incendio forestal en 1969, Valencia Zegarra (1998) había observado cinco grupos de terrazas y varias fuentes allí. Cinco fuentes antiguas se encontraron en la selva junto con las terrazas (Wright 2000). Un permiso de excavación de septiembre de 1998 del gobierno permitió la excavación de las fuentes, dos de las cuales fueron fuentes ceremoniales que se pusieron en funcionamiento nuevamente después de haber sido enterradas por más de cuatro siglos. La exploración de campo de 1998 resultó en algo más que la excavación de las fuentes: se descubrió un camino Inca previamente desconocido. El sendero es típicamente de 2 m de ancho, con muchas escaleras de granito excelentes que miden hasta 3 m de ancho. La ruta del camino Inca fue seguida a través de la espesa selva tropical hasta el río Urubamba, donde se encontró el antiguo cruce de aguas bajas. El sendero es juzgado por los escritores como el camino principal desde Machu Picchu a la región este de Vilcabamba. Las infraestructuras del sendero incluyeron obras de drenaje formalizadas que van desde canales subterráneos hasta desagües superficiales y terrazas bien construidas para controlar la escorrentía superficial y proporcionar pendiente estabilidad. El sendero y las terrazas se encontraron en excelentes condiciones, sin deslizamientos de tierra y erosión. El daño a dos de las fuentes había ocurrido como resultado de desprendimientos de rocas desde arriba.

RESUMEN DE HALLAZGOS: La planificación de drenaje Inca en la finca real de Machu Picchu fue bien concebida y construida. Las obras de drenaje de la superficie y subsuperficiales se construyeron para gestionar los casi 2,000 mm de lluvia promedio por año y para proteger el magnificente patrimonio real de los posibles deslizamientos de tierra, asentamientos y erosión. Hiram Bingham estaba en lo correcto en 1913, cuando informó al mundo que los “Incas eran buenos ingenieros” (Bingham, 1913). Las terrazas agrícolas no requieren riego; estaban bien drenados y también proporcionaban una visión visual importante amenidad a la comunidad. Cuando Bingham fotografió la terraza en 1912, registró que, a pesar de ser “perdido” durante siglos, las paredes de piedra de la terraza todavía estaban en perfecto estado.
El clima durante el período de ocupación primario Inca, 1450 a 1540, fue similar al clima moderno. Eso se ha demostrado que el sitio no fue abandonado debido a una escasez de agua doméstica. El esquema de drenaje de Machu Picchu se basa en un drenaje superficial y subsuperficial ordenado y bien planeado. Un sistema empírico de dimensionamiento y ubicación de las salidas de drenaje funcionó bien para los constructores incas. El sistema probablemente se basó en métodos de prueba y error del Inca y siglos de experiencia en los imperios andinos anteriores. Las notables obras de drenaje subsuperficial que se encuentran debajo de la plaza proporcionan una infiltración y eliminación de aguas pluviales zona. La capa gruesa de rocas y fragmentos de piedra residual proporcionó una permeabilidad adecuada para el flujo, así como también un depósito de almacenamiento subsuperficial para evitar un alto nivel frenético durante tormentas de alta intensidad. El ingenio Inca para construir obras de drenaje efectivas se ejemplifica en la Residencia Real, la Roca Sagrada y el área de terraza agrícola. Los constructores incas construyeron Machu Picchu para durar una eternidad, y al hacerlo, construyeron buenas instalaciones de drenaje y cimientos que soportarían los elementos.